La comuna de Melipeuco es un territorio precordillerano que se ubica a 90 km hacia el este de la ciudad de Temuco en la Región de la Araucanía, y que destaca por su belleza natural: bosques, aguas y áreas naturales protegidas, como el Parque Nacional Conguillío y las Reservas Nacionales Villarrica (por Sollipulli) y China Muerta.

Distintos ríos confluyen desde las montañas hasta formar el río Allipén. Los primeros registros arqueológicos hablan de un temprano poblamiento de pueblos cazadores recolectores, quienes recorrían los distintos pisos del territorio en función de las estaciones y la disponibilidad de alimentos. Estos pueblos, a lo largo de miles de años, luego fueron asentándose, generando agricultura y lentamente generando la base de lo que luego sería la cultura mapuche.

Esta cuenca, según los registros históricos y la memoria oral, es parte del territorio ancestral mapuche, con una identidad territorial propia: Llaimache, gente del Llaima.

Si bien al principio habían pocas familias estables, había sido siempre un territorio muy frecuentado por sus múltiples pasos hacia la Argentina, el Puelmapu. Con el tiempo, familias mapuches que venían arrancando de la guerra, de la ocupación de sus tierras y la invasión militar a ambos lados de la cordillera, fueron llegando a estas cordilleras. Cientos de familias llegaron al valle del Llaima, siendo recibidas para luego asentarse en este territorio.

En 1884 llega el ejército Chileno, fundándose el Fuerte Llaima. Hacia 1908 fueron entregados los títulos de Merced a las comunidades, reduciéndolas a los espacios más próximos a sus casas. El resto de las tierras fueron entregadas a la Sociedad Colonizadora Silva Rivas, y a colonos provenientes de diversos territorios, fundándose las bases de la estructura agraria, la población y las identidades locales.

En este territorio han confluido entonces tanto la cultura mapuche como la campesina (con la llegada de los colonos), muchas veces superponiéndose. Pero otras veces se separan por cauces muy diferentes, teniendo sus encuentros y conflictos. De esta compleja relación nace la cultura propia y múltiple de Melipeuco, el territorio del Llaima.

Este territorio es un espacio de vida en el que se han generado, reproducido y transmitido desde tiempos ancestrales una diversidad de conocimientos y sabidurías locales que dan cuenta de la herencia cultural de estas tierras.

Los saberes que detentan las socias del Grupo de Mujeres Campesinas de Melipeuco son parte del patrimonio inmaterial de la comuna, que se anclan en las culturas mapuche y campesinas. Nos hablan de su historia, de su origen rural, de la forma de ver y habitar el territorio.

Por ello, el rescate de esta sabiduría es fundamental, no solo para fortalecer procesos de reconocimiento cultural y visibilizar el rol de las cultoras, sino que también para apoyar estrategias de empoderamiento femenino desde el trabajo colaborativo y la dinamización de la economía local.